De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 35 millones de asalariados europeos trabajan en ambientes donde existe un riesgo a sus salud auditiva por estar expuestos al ruido.

Aunque la protección auditiva es obligatoria a partir de los 85 decibeles, está comprobado que el ruido causa daños irreversibles al oído desde los 80 decibeles, o incluso antes. Si un trabajador no está protegido, corre el riesgo de quedarse sordo, y esto generará graves consecuencias para él, su familia la empresa donde trabaja y la sociedad en general.

Qeos® es un protector auditivo personalizado que incorpora un filtro acústico que reduce el ruido sin dejar incomunicado a quien lo usa. A diferencia de los protectores auditivos comúnmente utilizados en la industria como los tapones desechables u orejeras, Qeos® permite al trabajador percibir las señales de alerta y dialogar sin necesidad de quitarse los protectores auditivos.

SOLICITAR INFORMACIÓN