Etiquetas con indicador de temperatura reversible, ideales para cambios de temperatura fluctuantes

 

Las etiquetas de temperatura reversibles, a diferencia de las irreversibles, pueden volver a su color original aunque alcancen altas temperaturas. Además de poder optimizar su uso, ya que se pueden usar más de una vez, y pueden indicar rápidamente si las temperaturas no son las adecuadas para iniciar la fase de evaluación del producto, mantenimiento, procesamiento de alimentos o proceso médicos.

Estas etiquetas siguen comunicando la temperatura actual aunque se produzcan cortes del suministro eléctrico. Además cambian de color según la temperatura en la que se encuentren. De esta manera es mucho más sencillo controlar la fluctuación de la temperatura y no hay riesgo de equivocación, mucho más fácil para los empleados que las utilizan a diario.

 

SOLICITAR INFORMACIÓN

Ventajas de las nuevas etiquetas 

Una de las principales ventajas con las que cuentan las etiquetas con indicador de temperatura reversible es que se adhieren a todo tipo de superficies y son mucho más potentes que otras, así pues a pesar del paso del tiempo la etiqueta permanecerá intacta.

Los intervalos de temperatura que alcanza están entre 0 ºC y 100 ºC, y es muy sencillo poder supervisar la temperatura actual en la que se encuentran. Su principal novedad es que a pesar de que se produzcan cortes eléctricos la etiqueta seguirá controlando la temperatura.

Tampoco precisa de batería ni vidrio, así que es más rápido, sencillo y económico. Además de dar una respuesta instantánea en un ámbito de lectura amplio, también son altamente personalizables. Son ideales para indicar temperaturas de trabajo seguras durante un mantenimiento o I+D, así como de procesamiento de alimentos y procesos médicos.

 

¿Me puede interesar?

Son especialmente útiles para marcados industriales, pues son ideales para indicar la temperatura antes de iniciar el mantenimiento de máquinas, motores eléctricos, motores diésel, tuberías de vapor, mezcladores, agitadores, entre otras aplicaciones.

En la industria alimentaria pueden utilizarse para controlar transporte y almacenamiento de productos alimentarios almacenados en frío, procesamiento de alimentos (hornos, calentadores de agua), entre otros.

Este tipo de indicadores de temperatura reversibles mejoran la comunicación visual, informan de un peligro y ayudan a reducir los accidentes por quemaduras.

 

SOLICITAR INFORMACIÓN