Con motivo de la finalización de la implantación de sistemas de bloqueo y consignación (LOTO) en las áreas de envasado y cervecería de las Instalaciones de producción de Font Salem en El Puig (Valencia), Joaquín Durá, jefe de la fábrica, nos concedió una entrevista para realizar una valoración del proyecto.

¿Cómo surgió la idea de implantar un sistema de bloqueo y consignación en Font Salem?

A raíz de unos incidentes en los que pudimos detectar algunos peligros a la hora de hacer tareas de mantenimiento, vimos la necesidad de implantar un sistema LOTO en la fábrica que evitara esos riesgos.

¿Habías tenido alguna experiencia previa con el LOTO?

Durante mucho tiempo se había hablado de enclavamientos en la parte eléctrica y señalización, pero no al nivel que da un sistema LOTO. Un operario paraba el interruptor y señalizaba con un folio que ponía por ejemplo ‘personal trabajando’. Pero no estábamos contentos, y por esto queríamos mejorar.

Con anterioridad a trabajar con Baroig, habías probado con otra empresa que no cumplió con las expectativas que teníais. ¿En qué aspecto quedasteis descontentos?

La primera empresa que contratamos realizó unos procedimientos que no eran funcionales. Para hacer una intervención, el trabajador tenía que leerse varías páginas donde estaban redactados los pasos a seguir. Pero estas instrucciones eran todo texto, sin ninguna foto. Vimos que la gente no lo iba a usar porque no era algo ágil. Posteriormente, cogimos la experiencia de una visita que hicimos a una empresa importante del sector automoción, donde vimos como tenían implantado el LOTO desde hace 20 años. Nos sirvió para coger la idea de hacer una plantilla de procedimiento. Junto con Baroig acabamos de definir la plantilla que queríamos en la cual en una sola hoja puedes ver todos los pasos a seguir. Hacer instrucciones sencillas ha sido la base del éxito.

¿Por qué os decantasteis por Baroig?

Escogimos Baroig para implantar el sistema LOTO porque ofrecía un técnico de dedicación exclusiva que venía a planta y diseñaba las fichas con el formato que queríamos nosotros. El técnico iba a las máquinas, analizaba los riesgos y hacía las fichas del procedimiento. La clave del proyecto fue la designación de un técnico interno que junto con el técnico de Baroig trabajaron de forma ágil y rápida.

¿Qué feedback habéis tenido de los trabajadores de la planta?

Los trabajadores lo ven como un nivel más en la seguridad de la fábrica. Hay gente que al principio le cuesta seguir los procedimientos, pero cuando entienden que son para mejorar su seguridad lo ven como algo positivo.

¿Qué formación de LOTO han tenido los trabajadores?

En la formación de acogida hemos incluido el LOTO para tener a todos los trabajadores formados en la materia. En el caso del departamento de mantenimiento, se le hace una formación más específica porque es al que le afecta más directamente. También hacemos formación continua con un reciclaje en todos los aspectos como calidad o seguridad. El LOTO forma parte de este último.

¿A día de hoy tenéis alguna métrica para comprobar si habéis mejorado en seguridad?

Podemos ver ya que el año pasado hubo tres incidentes relacionados con el LOTO que no acabaron en accidentes, y este año no hemos tenido ninguno. Sin duda es un dato positivo.

¿Tenéis pensado ampliar el proyecto en otras plantas?

Se está implantado actualmente en Salem por el éxito de la planta del Puig, y en un futuro se prevé hacerlo en Portugal.